LAS MANOS SUCIAS DEL PAN

LAS MANOS SUCIAS DEL PAN.
Historia de un atraco multimillonario a los más pobres.

El libro del periodista José Reveles, “Las manos sucias del PAN”, es una muestra de la corrupción que supura en el actual sexenio y que muestra el modo con que han operado durante estos últimos años muchos de los funcionarios, políticos o empresarios cercanos al gobierno de Vicente Fox.
Dice Reveles en el libro: “Lo que en estas páginas intentamos exhibir -con datos duros, con entrevistas, con documentos oficiales y también de circulación interna de partidos y organizaciones-, es la convergencia de muchas voluntades, de ingentes recursos públicos y de un activismo incansable de políticos y gobernantes para intentar perpetuar en la silla presidencial al grupo que llegó a Los Pinos en las elecciones de 2000”.
La trama central del libro es una investigación de un desvío de 55 millones de pesos destinados originalmente para vivienda rural y que fueron a parar a diputados panistas.
En el prólogo del libro, el politólogo Lorenzo Meyer comenta: “Esos recursos, según se sostiene en este trabajo, se desviaron mediante la intervención de una organización fantasma para servir a fines proselitistas del Partido Acción Nacional. Y la investigación no sólo expone los mecanismos del desvío sino los nombres y apellidos de los posibles responsables de ese mal uso de fondos públicos: miembros del grupo parlamentario del PAN.
“El llamado gobierno del cambio dilapidó la oportunidad histórica de consolidar una incipiente democracia. Más bien aplicó los esquemas corporativos de sus antecesores, consintió la corrupción y el tráfico de influencias de funcionarios, familiares y amigos.
“Por eso el grupo en el poder ahora está dispuesto a impedir, inclusive a muy alto costo para el país y para nuestra incipiente y ya lastimada democracia, que gane un adversario que pudiera poner al descubierto malos manejos cobijados, consentidos o francamente promovidos desde el gobierno”, señala Reveles en su libro.
“Del caso concreto de la desviación hacia los bolsillos y hacia las campañas de 55 millones que eran para vivienda rural -ejemplo bochornoso y botón de muestra del modus operandi de los panistas ampliamente documentado-, se pasó aquí a descubrir la gestoría hiperactiva de parlamentarios blanquiazules para tramitar más de mil 383 millones en programas sociales del gobierno, una vocación que antes jamás exhibieron”, ironiza Reveles.
“Una y otra cifras son casi insignificantes si consideramos que más de 67 mil millones se destinan este 2006 solamente a tres programas oficiales con sospecha de electoreros: Oportunidades, Seguro Popular y Pro campo. Hay más dinero: un gran total de 121 mil 888 millones para todas las ayudas sociales. ¿Qué porcentaje de tan cuantiosos recursos ha llegado físicamente a los 44.9 millones de beneficiarios que aparecen en padrones?”, comenta y pregunta en tono de advertencia el veterano periodista.
El tema central del libro de José Reveles ya generó una discusión en el Congreso de la Unión. “Y es que, finalmente, aquí está la punta de una madeja que se irá desenredando en medio de polémicas durante muchos meses y quizás años. Es un debate que involucra a toda la política, pero que apenas comienza”, advierte José Reveles.

No habían transcurrido 72 horas después del episodio en el hotel cuando la tarde del domingo 5 de febrero –aniversario de la constitución- el dirigente de la FENPA fue secuestrado en Cuernavaca por un comando de agentes vestidos de civil que se lo llevaron a una cárcel de sonora.
De la noche a la mañana le había revivido una denuncia promovida en su contra en el 2003 por un presunto despojo.
El pretexto era una acusación que el gobierno local enderezo contra Montes Cuen tres años antes por un conflicto entre trabajadores a los que el asesoro y la empresa Auto circuitos de Obregón, SA. De C.V.
Un solo propósito: mantener en calidad de rehén tras las rejas al único posible obstáculo para proceder a operar la ilegalidad asignación de 55 millones de pesos del programa foxista de vivienda rural.
Este operativo comienza en forma aparente legal el 14 de abril de 2005, cuando Vázquez Mota se reúne con varios diputados federales panistas y entonces se acuerda asignar 15 millones de pesos para el programa de vivienda rural, atraves de la FENPA, a poco más de tres mil familias.
Meses más tarde, por iniciativa propia los propios diputados azules, la secretaria de hacienda y crédito público, a través del subsecretario de egresos Carlos Hurtado, autorizo 40 millones de pesos adicionales para la vivienda.

• En Veracruz fueron siete millones entregados a Alfonso Barragán Galindo, director corporativo de comercial mexicana y operador del ex aspirante a gobernador Juan Bueno Torio.
Otros 700 mil pesos a la diputada federal Rocío Guzmán de Paz.
• Hidalgo 3.5 millones a través del secretario de vinculación ciudadana, del PAN estatal, Arturo Barraza Santillán.
• En Oaxaca, 2.8 millones al ingeniero Fernando Guerra Beltrán, 1.5 al diputado federal Humberto Aldaz Hernández.
• Puebla. 1.3 millones a Edith Galindo Santos, en xicotepec, aspirante a diputada federal.
• En Michoacán dispuso de 1.5 millones Luis Zatarain, miembro de la dirigencia panista estatal.
Lo que comenzó a verse sospechoso es que, a mitad del camino, cercana la coyuntura electoral, gobernó y partido se hubiesen puesto de acuerdo para agregar 40 millones de pesos para vivienda rural, destinados a un padrón que se elaboro en cuestión de días.
Hay una evidente concentración de acciones, en el caso que nos ocupa, entre la secretaría de desarrollo social y la fracción parlamentaria de acción nacional, pues en la cúpula sus respectivos dirigentes cocinan las ayudas, determinan montos y modos para después simplemente dar pasó al trámite burocrático
Ni la más remota idea tenían los panistas, cuando llegaron al poder, de cómo operar las organizaciones campesinas y de cómo ellas lograban tener acceso a recursos del gobierno.
En carta dirigida a Javier Usabiaga Arroyo, secretario de agricultura ganadería, desarrollo rural, pesca y alimentación (sagarpa), el 23 de agosto de 2005, Jorge Luis Preciado Rodríguez y 65 diputados panistas de plano no escondieron sus intensiones:
Del monto total de 900 millones que pretendían operar, en ese momento le pedían 100 millones para fomento y desarrollo acuícola, otros 20 millones para 20 proyectos dentro del programa de apoyo a organizaciones sociales agropecuarias y pesqueras (PROSAP), 70 millones para inversión y capitalización de los productores de caña y sus organizaciones, 7 más para capacitación regional.
El escrutinio nacional e internacional que se ejerce sobre la muy incipiente democracia mexicana obligo al propio gobierno a instalar un consejo consultivo de desarrollo social, órgano de consulta de SEDESOL, integrado por académicos, especialistas e institucionales de signos plural.
Las ayudas sociales no generaron incentivos para disminuir incentivos para disminuir los niveles de pobreza, si no que terminaron siendo un simple intercambio de mercancías en busca de un voto corporativo, ingrediente esencial para una elección de estado.
Un telefonema intempestivo, en la media noche del 28 al 29 de septiembre de 2005, delataba la urgencia: había que reunirse a comer al día siguiente con dos de los operadores de Felipe calderón, apremiaba, pedía atentamente el licenciado Manuel Arciniega Portillo al dirigente de la FENPA Arnulfo Montes Cuen.
El ex secretario técnico del grupo parlamentario de acción nacional ya había dejado de trabajar en san Lázaro en junio, pero acepto la cinta.
En 14 días la moneda de la fortuna mostro su revés más oscuro a quien había sido su maestro, operador y gestor de recursos de la fracción en la cámara de diputados.
Si el 19 de enero de 2006 Arnulfo Montes Cuen era el orador principal en el mitin de arranque de la campaña de Felipe calderón en Iztapalapa, a partir del 2 de febrero los mismos panistas comenzaron a perseguirlo y hostigarlo, porque no acepto la propuesta mafiosa de transferir recursos públicos de un programa para pobres extremos hacia el proselitismo del candidato al que públicamente apoyo.
A partir del 19 de febrero de 2006, cuando el presidente de la república expreso su total disposición y promesa de atacar el acuerdo para la neutralidad gubernamental que había aprobado el instituto federal electoral y representantes de todos los partidos políticos, en vez de sacar las manos del proceso electoral de 2006 lo que hiso fue meterse de cabeza a la contienda con el propósito de favorecer a Felipe Calderón y de propiciar el continuismo de su gobierno.
Los operadores de la campaña de Felipe calderón dan línea a fin de que se utilicen los programas oportunidades y seguro popular “para crea, mediante cartografías, una estructura de movilización del voto y confrontar así a los partidos de la revolución democrática y revolucionarios institucionales
El desatado activismo del presidente Vicente Fox con el pretexto de dar a conocer magnas obras sexenales, aunque con muy obvias intenciones de inclinarla balanza en las urnas hacia el candidato de su partido, Felipe Calderón, llego a límites que causaron entre risas, escándalo y preocupación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: